El agua

El poder del elemento agua es incomensurable.

Somos agua, necesitamos agua para vivir.
El agua da vida a nuestro planeta, sin ella no crecería ninguna planta, sin ella no existiríamos.
El agua de nuestro cuerpo sale al exterior para refrescarnos y a nosotros nos da asco, nos molesta. El sudor es necesario.
El agua de las lágrimas ayuda a sacar nuestras emociones más estancadas, aquellas que han de salir, ya sea tristeza, rabia, alegría… Nos ayuda a expresarnos, por lo que a nivel emocional también nos sanan.
Nada como tomar agüita fresca en verano y calentita en invierno.
Nada como una ducha caliente para relajarnos.
Nada como el agua fría de un río para activarnos e invitarnos a jugar.
Nada como escuchar las olas del mar para relajar la mente y meditar.
Nada como surcar las olas del mar para activar nuestra alegría y la adrenalina.
Nada como la sensación de ingravidez al bucear en el mar.
Nada más bello que los rayos de sol filtrandose en el agua.
Nada como el olor de la lluvia fresca cayendo sobre la hierva o el campo.
Nada como una lluvia de verano.
Nada como jugar en un charco de agua, aunque tu madre te riña, y aunque ya seas adulta y la gente te mire como si estuvieras loca.
Nada más bello que las gotas del rocío sobre la hierva.
Nada más mágico que la estructura de un copo de nieve.
Nada mas impresionante que un iceberg.
Nada más vertiginoso que una cascada.
Nada más atroz que un tsunami.
Nada más perseverante que las gotas de agua que se filtran en el subsuelo y crean lagos dentro de grutas, ríos subterráneos, aguas termales…
El agua limpia, borra, crea, da vida y si, también la quita.
Disfruta del agua, sé consciente del agua, cuidala y hónrala.
Si la malgastas la menosprecias, menosprecias tu planeta, te menosprecias a ti mismo.
Gracias elemento agua porque sin ti no somos nada.
 aguas del mar
Lunitari

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *